martes, 22 de mayo de 2018

Cascos para llevar mejor la Enfermedad



Un casco futurista para evitar la caída del pelo durante la quimioterapia

Consiste en una tapa conectada a un sistema informático que hace circular líquido para refrigerar el cuero cabelludo

Los pacientes estadounidenses con cualquier tipo de tumor sólido pueden, a partir de ahora, usar un casco de enfriamiento durante la quimioterapia para minimizar la caída de pelo. El producto consiste en una tapa conectada a un sistema informático que hace circular líquido a la misma para enfriar el cuero cabelludo durante el tratamiento.

Dicho enfriamiento tiene como objetivo estrechar los vasos sanguíneos en la cabeza, lo que reduce la cantidad de quimioterapia que llega a las células de los folículos pilosos. La temperatura fría también disminuye la actividad de estos y ralentiza la división celular. Estas acciones combinadas reducen el efecto de la quimioterapia en las células de los folículos pilosos y, de este forma, se traduce en perder menos cantidad de cabello.

Este sistema, conocido como DigniCap, ya se está comercializando para enfermos con cáncer de mama, después de su aprobación por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, en inglés) en diciembre de 2015.

Antes de tomar esa decisión, el producto fue probado en 122 pacientes con cáncer de mama en estadio 1 y 2 que estaban recibiendo quimioterapia usando regímenes asociados con la pérdida del cabello. El estudio demostró que más del 66 por ciento de los pacientes que lo usaron reportaron perder menos de la mitad de su cabello.

En palabras del director de la División de Dispositivos Quirúrgicos en la FDA, Binita Asha, "estamos encantados de ampliar el uso de este producto para los pacientes con tumores y así minimizar potencialmente la caída del cabello inducida por la quimioterapia. Los efectos secundarios de estas sesiones son un componente crítico para la salud general y la calidad de vida".

Contraindicaciones

El dispositivo está contraindicado para pacientes pediátricos, con ciertos tipos de cáncer y aquellos sometidos a tratamientos específicos de quimioterapia. Además, puede no ser apropiado para enfermos con sensibilidad a frío o susceptibilidad a lesiones relacionadas con el frío.

Los efectos secundarios más comunes incluyen dolores de cabeza inducidos por el frío, molestias en el cuello y los hombros, así como escalofríos y dolor asociados con el uso de la tapa durante un período prolongado.

Israelíes y Palestinos


Articulo muy interesante de BBC MUNDO, para intentar entender un poco los recientes acontecimientos.


8 preguntas para entender por qué pelean israelíes y palestinos

Son los peores enfrentamientos entre israelíes y palestinos en los últimos cuatro años y coinciden con el 70 aniversario de la fundación del Estado de Israel.

Lo que desató los enfrentamientos esta vez fue el traslado de la embajada de Estados Unidos en Israel de Tel Aviv a Jerusalén este 14 de mayo.

Israel considera a Jerusalén como su capital "eterna e indivisible", pero los palestinos reivindican su zona este como la capital de su futuro Estado.



Soldados israelíes mataron a más de medio centenar de manifestantes palestinos que protestaban en Gaza. Además, más de 2.700 resultaron heridos, según cifras de las autoridades palestinas.

Es la cifra más elevada de víctimas que se produce en un día en Gaza desde la guerra de 2014.

Para entender el conflicto palestino-israelí es necesario ver más allá de los números.

BBC Mundo repasa las preguntas básicas necesarias para comprender por qué este antiguo enfrentamiento entre israelíes y palestinos es tan complejo y genera tanta polarización.

1. ¿Cómo empezó el conflicto?


Alentado por el antisemitismo que sufrían los judíos en Europa, a comienzos del siglo XX tomó fuerza el movimiento sionista, que buscaba establecer un Estado para los judíos.

La región de Palestina, entre el río Jordán y el mar Mediterráneo, considerada sagrada para musulmanes, judíos y católicos, pertenecía por aquellos años al Imperio Otomano y estaba ocupada mayormente por árabes y otras comunidades musulmanas. Pero una fuerte inmigración judía, fomentada por las aspiraciones sionistas, comenzaba a generar resistencia entre las comunidades.

Tras la desintegración del Imperio Otomano en la Primera Guerra Mundial, Reino Unido recibió un mandato de la Liga de Naciones para administrar el territorio de Palestina.

Pero antes y durante la guerra, los británicos habían hecho diversas promesas a los árabes y a los judíos que luego no cumplieron, entre otros motivos porque ya se habían dividido el Medio Oriente con Francia. Esto provocó un clima de tensión entre nacionalistas árabes y sionistas que desencadenó en enfrentamientos entre grupos paramilitares judíos y bandas árabes.

Luego de la Segunda Guerra Mundial y tras el Holocausto, aumentó la presión por establecer un Estado judío. El plan original contemplaba la partición del territorio controlado por la potencia europea entre judíos y palestinos.

Tras la fundación de Israel el 14 de mayo de 1948, la tensión pasó de ser un tema local a un asunto regional. Al día siguiente, Egipto, Jordania, Siria e Irak invadieron este territorio. Fue la primera guerra árabe-israelí, también conocida por los judíos como guerra de la independencia o de la liberación. Tras el conflicto, el territorio inicialmente previsto por las Naciones Unidas para un Estado árabe se redujo a la mitad.

Para los palestinos, comenzó la Nakba, la llamada "destrucción" o "catástrofe": el inicio de la tragedia nacional. 750.000 palestinos huyeron a países vecinos o fueron expulsados por tropas judías.

Pero 1948 no sería el último enfrentamiento entre árabes y judíos. En 1956, una crisis por el Canal de Suez enfrentaría al Estado de Israel con Egipto, que no sería definida en el terreno de combate sino por la presión internacional sobre Israel, Francia e Inglaterra.

Pero los combates sí tendrían la última palabra en 1967 en la Guerra de los Seis Días. Lo que ocurrió entre el 5 el 10 de junio de ese año tuvo consecuencias profundas y duraderas a distintos niveles. Fue una victoria aplastante de Israel frente a una coalición árabe. Israel capturó la Franja de Gaza y la península del Sinaí a Egipto, Cisjordania (incluida Jerusalén Oriental) a Jordania y los Altos del Golán a Siria. Medio millón de palestinos huyeron.

El último conflicto árabe-israelí será la guerra de Yom Kipur en 1973, que enfrentó a Egipto y Siria contra Israel y le permitió a El Cairo recuperar el Sinaí (entregado completamente por Israel en 1982), pero no Gaza. Seis años después, Egipto se convierte en el primer país árabe en firmar la paz con Israel, un ejemplo solo seguido por Jordania.

2. ¿Por qué se fundó Israel en Medio Oriente?


La tradición judía indica que la zona en la que se asienta Israel es la Tierra Prometida por Dios al primer patriarca, Abraham, y a sus descendientes.

La zona fue invadida en la Antigüedad por asirios, babilonios, persas, macedonios y romanos. Roma fue el imperio que le puso a la región el nombre de Palestina y que, siete décadas después de Cristo, expulsó a los judíos de su tierra tras combatir a los movimientos nacionalistas que perseguían la independencia.

Con el surgimiento del Islam, en el siglo VII después de Cristo, Palestina fue ocupada por los árabes y luego conquistada por los cruzados europeos. En 1516 se estableció la dominación turca que duraría hasta la Primera Guerra Mundial, cuando se impuso el mandato británico.

El Comité Especial de las Naciones Unidas sobre Palestina (UNSCOP, por sus siglas en inglés) aseguró en su informe a la Asamblea General del 3 de septiembre de 1947 que los motivos para que un Estado judío se estableciera en Medio Oriente se centraban en "argumentos basados en fuentes bíblicas e históricas", la Declaración de Balfour de 1917 en la que el gobierno británico se declara a favor de un "hogar nacional" para los judíos en Palestina y en el Mandato británico sobre Palestina.

Allí se reconoció la conexión histórica del pueblo judío con Palestina y las bases para reconstituir el Hogar Nacional Judío en dicha región.

Tras el Holocausto nazi contra millones de judíos en Europa antes y durante la Segunda Guerra Mundial, creció la presión internacional para el reconocimiento de un Estado judío.

Al no poder resolver la polarización entre el nacionalismo árabe y el sionismo, el gobierno británico llevó el problema a la ONU.



El 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General aprobó un plan para la partición de Palestina, que recomendaba la creación de un Estado árabe independiente y uno judío y un régimen especial para la ciudad de Jerusalén.

El plan fue aceptado por los israelíes pero no por los árabes, que lo veían como una pérdida de su territorio. Por eso nunca se implementó.

Un día antes de que expirara el Mandato británico de Palestina, el 14 de mayo de 1948, la Agencia Judía para Israel, representante de los judíos durante el Mandato, declaró la independencia del Estado de Israel.

Al día siguiente Israel solicitó ser miembro de Naciones Unidas, estatus que finalmente logró un año después. El 83% de los miembros actuales reconocen a Israel (160 de 192).

3. ¿Por qué hay dos territorios palestinos?


El Comité Especial de las Naciones Unidas sobre Palestina (UNSCOP, por sus siglas en inglés), en su informe a la Asamblea General en 1947, recomendó que el Estado árabe incluyera "Galilea Occidental, la región montañosa de Samaria y Judea, con la exclusión de la ciudad de Jerusalén, y la llanura costera de Isdud hasta la frontera egipcia".

Pero la división del territorio quedó definida por la Línea de Armisticio de 1949, establecida tras la creación de Israel y la primera guerra árabe-israelí.

Los dos territorios palestinos son Cisjordania (que incluye Jerusalén Oriental) y la Franja de Gaza, que se encuentran a unos 45 km de distancia. Tienen un área de 5.970 km2 y 365 km2, respectivamente.



Cisjordania se encuentra entre Jerusalén, reclamada como capital tanto por palestinos como por israelíes, y Jordania hacia el este, mientras que Gaza es una franja de 41 km de largo y entre 6 y 12 km de ancho.


Gaza tiene una frontera de 51 km con Israel, 7 km con Egipto y 40 km de costa sobre el Mar Mediterráneo.

Originalmente ocupada por israelíes que aún mantienen el control de su frontera sur, la Franja de Gaza fue capturada por Israel en la guerra de 1967 y recién la desocupó en 2005, aunque mantiene un bloqueo por aire, mar y tierra que restringe el movimiento de bienes, servicios y gente.

Actualmente la Franja está controlada por Hamas, el principal grupo islámico palestino que nunca ha reconocido los acuerdos firmados entre otras facciones palestinas e Israel.

Cisjordania, en cambio, está regida por la Autoridad Nacional Palestina, el gobierno palestino reconocido internacionalmente cuya principal facción, Fatah, no es islámica sino secular.

4. ¿Nunca firmaron la paz palestinos e israelíes?


Tras la creación del Estado de Israel y el desplazamiento de miles de personas que perdieron sus hogares, el movimiento nacionalista palestino comenzó a reagruparse en Cisjordania y Gaza, controlados respectivamente por Jordania y Egipto, y en los campos de refugiados creados en otros estados árabes.

Poco antes de la guerra de 1967, organizaciones palestinas como Fatah —liderada por Yasser Arafat— conformaron la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y lanzaron operaciones contra Israel primero desde Jordania y luego desde Líbano. Pero estos ataques incluyeron también atentados contra objetivos israelíes en territorio europeo que no discriminaron entre aviones, embajadas o atletas.

Tras años de atentados palestinos y asesinatos selectivos de las fuerzas de seguridad israelíes, la OLP e Israel firmarían en 1993 los acuerdos de paz de Oslo, en los que la organización palestina renunció a "la violencia y el terrorismo" y reconoció el "derecho" de Israel "a existir en paz y seguridad", un reconocimiento que la organización islámica palestina Hamas nunca aceptó.

Tras los acuerdos firmados en la capital noruega fue creada la Autoridad Nacional Palestina, que representa a los palestinos ante los foros internacionales. Su presidente es elegido por voto directo y él a su vez escoge un primer ministro y a los miembros de su gabinete. Sus autoridades civiles y de seguridad controlan áreas urbanas (Área A según Oslo), mientras que solo sus representantes civiles —y no de seguridad— controlan áreas rurales (Área B).

Jerusalén Oriental, considerada la capital histórica por parte de los palestinos, no está incluida en este acuerdo.

Jerusalén es uno de los puntos más conflictivos entre ambas partes.

5. ¿Cuáles son los principales puntos de conflicto entre palestinos e israelíes?


La demora para el establecimiento de un Estado palestino independiente, la construcción de asentamientos de colonos judíos en Cisjordania y la barrera de seguridad en torno a ese territorio —condenada por la Corte Internacional de Justicia de La Haya— han complicado el avance de un proceso de paz.

Pero estos no son los únicos obstáculos, tal como quedó claro en el fracaso de las últimas conversaciones de paz serias entre ambos grupos que tuvieron lugar en Camp David, Estados Unidos, en el año 2000, cuando un saliente Bill Clinton no logró un acuerdo entre Arafat y el entonces primer ministro israelí, Ehud Barak.

Las diferencias que parecen irreconciliables son las siguientes:

Jerusalén: Israel reclama soberanía sobre la ciudad (sagrada para judíos, musulmanes y cristianos) y asegura que es su capital tras tomar Jerusalén Oriental en 1967. Eso no es reconocido internacionalmente. Los palestinos quieren que Jerusalén Oriental sea su capital.

Fronteras y terreno: Los palestinos demandan que su futuro Estado se conforme de acuerdo a los límites previos al 4 de junio de 1967, antes del comienzo de la Guerra de los Seis Días, algo que Israel rechaza.

Asentamientos: Son viviendas, ilegales de acuerdo al derecho internacional, construidas por el gobierno israelí en los territorios ocupados por Israel tras la guerra de 1967. En Cisjordania y Jerusalén Oriental hay más de medio millón de colonos judíos.

Refugiados palestinos: Los palestinos sostienen que los refugiados (10,6 millones según la OLP, de los cuales casi la mitad están registrados en la ONU) tienen el derecho de regreso a lo que hoy es Israel, pero para Israel abrir la puerta destruiría su identidad como Estado judío.


6. ¿Es Palestina un país?
La ONU reconoció a Palestina como "Estado observador no miembro" a fines de 2012 y dejó de ser una "entidad observadora".

El cambio les permitió a los palestinos participar en los debates de la Asamblea General y mejorar las posibilidades de ser miembro de agencias de la ONU y otros organismos.

Pero el voto no creó al Estado palestino. Un año antes los palestinos lo intentaron pero no consiguieron apoyo suficiente en el Consejo de Seguridad.

Casi el 70% de los miembros de la Asamblea General de ONU (135 de 192) reconoce a Palestina como Estado.

7. ¿Por qué EE.UU. es el principal aliado de Israel? ¿Quién apoya a los palestinos?


Primero hay que considerar la existencia de un importante y poderoso cabildeo pro-Israel en Estados Unidos y el hecho de que la opinión pública suele ser favorable a la postura israelí, por lo que para un presidente quitarle el apoyo a Israel es virtualmente imposible.

Además, ambas naciones son aliadas militares: Israel es uno de los mayores receptores de ayuda estadounidense y la mayoría llega en subvenciones para la compra de armamento.

Pero en diciembre de 2016, bajo la presidencia de Barack Obama se dio un paso inusual en la política de Estados Unidos hacia Israel: no vetar la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que condena la política de asentamientos de Israel.


Pero la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca dio nuevos bríos a la relación entre Estados Unidos e Israel, que se plasmó con el traslado de la embajada de Tel Aviv a Jerusalén, convirtiendo a Estados Unidos en el primer país del mundo en reconocer a esa ciudad como capital de Israel.


§  Por su parte, los palestinos no tienen el apoyo abierto de una potencia.

§  En la región, Egipto dejó de apoyar a Hamas, tras la deposición por parte del ejército del presidente islamista Mohamed Morsi, de los Hermanos Musulmanes —históricamente asociados con el grupo palestinos— mientras que Siria e Irán y el grupo libanés Hezbolá son

§  sus principales apoyos y aunque su causa genera simpatía en muchos sectores, por lo general no se traduce en hechos.

§  8. ¿Qué tendría que ocurrir para que haya una oportunidad de paz duradera?


§  Los israelíes tendrían que apoyar un Estado soberano para los palestinos que incluya a Hamas, levantar el bloqueo a Gaza y las restricciones de movimiento en Cisjordania y Jerusalén Oriental.

§  Los grupos palestinos deberían renunciar a la violencia y reconocer el Estado de Israel.

§  Y se tendrían que alcanzar acuerdos razonables en materia de fronteras, asentamientos judíos y retorno de refugiados.

§  Sin embargo, desde 1948, año de la creación del estado de Israel, muchas cosas han cambiado, en especial la configuración de los territorios en disputa tras las guerras entre árabes e israelíes.


§ 
Para Israel eso son hechos consumados, para los palestinos no, ya que insisten en que las fronteras a negociar deberían ser aquellas que existían antes de la guerra de 1967.


§  Además, mientras en el terreno bélico las cosas son cada vez más incontrolables en la Franja de Gaza, existe una especie de guerra silenciosa en Cisjordania con la continua construcción de asentamientos judíos, lo que reduce, de hecho, el territorio palestino en esas zonas autónomas.

§  Pero quizás el tema más complicado por su simbolismo es Jerusalén, la capital tanto para palestinos como para israelíes.

§  Tanto la Autoridad Nacional Palestina, que gobierna Cisjordania, como el grupo Hamas, en Gaza, reclaman la parte oriental como su capital pese a que Israel la ocupó en 1967.

§  Un pacto definitivo nunca será posible sin resolver este punto. Otros podrían negociarse con concesiones, Jerusalén no.

lunes, 21 de mayo de 2018

Una bonita historia



Una madre de 98 años se traslada a una residencia para estar con su hijo de 80

Las madres merecen un reconocimiento diario, no una única fecha simbólica. Si no que se lo digan a Ada Keating, una mujer británica de 98 años que, a pesar de encontrarse en plenas condiciones para seguir siendo independiente, tomó la decisión de acompañar a su hijo Tom, de 80 años a la residencia en la que se encuentra, ya que este sí necesitaba mayores cuidados. 

Ada tuvo a Tom, su hijo mayor, con 18 años. Desde entonces, no se han separado. Tom, pintor y decorador, ha vivido siempre con su madre, y no se ha casado ni ha tenido hijos. Hace un año, sufrió varios problemas de salud que provocaron que necesitara una atención diaria que la madre no podía proporcionar debido a su edad. Por este motivo, Tom ingresó en Moss View, una residencia de Liverpool. 

Ada siguió en su casa, pero no aguantó mucho tiempo sin su hijo. A los pocos meses, se presentó con las maletas en la puerta de la residencia. Desconocemos si había lista de espera y si se la saltó, pero a las pocas horas ya tenía una cama preparada en Moss View. 

"Nunca se deja de ser madre"

Desde que Ada se instalara, madre e hijo han vuelto a ser uña y carne. Ven la tele juntos y pasan las horas haciéndose compañía mutuamente. "Nunca se deja de ser madre", comenta la anciana a Echo, un medio de Liverpool. Tom lo puede corroborar, ya que le sigue regañando como si de un adolescente se tratara: "A veces todavía me dice: '¡compórtate!'".

"Es conmovedor ver la relación tan cercana entre Tom y Ada, y estamos encantados de poder ayudar a ambos", señala Philip Daniels, uno de los trabajadores de Moss View. "Es muy raro ver a madres e hijos juntos en una misma residencia, y queremos que su estancia aquí sea lo más especial posible. Son inseparables".

sábado, 19 de mayo de 2018

Angel Lara - ¿Medico o Sectario?


'Brujos blancos': el homeópata sevillano que "libera" pacientes por miles de euros

El doctor Ángel Lara García Saavedra aparece en la web del Colegio de Médicos de Sevilla como "médico general" con especialidad en "homeopatía". Su número de colegiado está en vigor y la asesoría jurídica de este organismo confirma que no tiene "ninguna denuncia ni expediente abierto" en estos momentos. En la Academia Médico Homeopática de Barcelona se le señala como uno de los especialistas más recomendados en la capital andaluza.

El médico tiene dos consultas abiertas. Una, en Sevilla capital. Otra, en un terreno de su propiedad en Chiclana de la Frontera (Sevilla), que reserva además para los ejercicios más especiales de su "grupo de brujos blancos", formado en 2012 coincidiendo con los que algunos de sus pacientes señalan como el inicio de "un proceso de radicalización" que se intensificó en 2013 y que le ha llevado supuestamente a extorsionar a sus pacientes, pidiendo importantes cantidades de dinero para poder salir del grupo. El punto de inflexión está en la creación de una Asociación en Defensa de la Salud Universal. Él habla de "un grupo de estudio y de investigación de prácticas saludables basadas en la medicina homeopática y en la medicina chamánica".

"No te equivoques, abandonar el trabajo del grupo cuesta 6.000 euros", "Son 8.000 euros por ser tú. En realidad debería ser el doble, así que déjate de gitaneo y págame lo que todos los que estamos en el tema sabemos que me debes". "Hola. Tu libertad vale 8.000 euros". Son extractos de mensajes escritos, que el médico Ángel Lara envía a sus pacientes cuando le comunican que quieren dejar el grupo. Algunos lograron salir sin pagar, pese a meses de persecución y amenazas a través de terceros. Hubo quien se arruinó por atender sus constantes y elevadas demandas económicas.

Algunos pacientes sí pagaron. Este periódico ha recabado el testimonio de uno que pide anonimato y que abonó la cantidad de 6.000 euros. "No hay claridad en ningún momento. No sabes donde te metes y llegas a una zona muy oscura", relata alguien que lo consideró su médico durante más de diez años y durante dos perteneció al famoso grupo de elegidos. "Montó el grupo con gente que hizo muy adepta a su filosofía. Es una persona con carisma, arrollador, muy poderoso, narcisista, hacía proselitismo y pedía dinero para todo", dice este paciente que abonó una elevada cantidad por salir. "Me costó un gran esfuerzo decir que quería abandonar el grupo. Me llevó tres meses salir. Me sentí muy presionado por otros miembros, sentía mucho miedo, ejercía control sobre mi a través del grupo. Nadie le discutía nada ni cuestionaba nada", aporta en su testimonio. Invirtió todos sus ahorros porque "solo quería olvidarlo de todo". Cuando le entregó la bolsa con el dinero, Lara apeló a su "juramento hipocrático" como médico.

Control sobre sus vidas

Jorge Naranjo, cineasta sevillano, desveló hace días en un hilo de Twitter su propia experiencia. La investigación de este medio ha podido acreditar que el homeópata del que habla es Ángel Lara. Otras de sus "víctimas", ellos mismos se sienten y definen así, tras salir, con mucho esfuerzo, de la dominación que el supuesto doctor ejercía sobre ellos, han accedido a hablar con El Confidencial.

Establecía un ejercicio de control sobre sus vidas que llevaba a decirles lo que tenían que comer, beber, cómo debían ser sus relaciones sexuales, qué música podían oír, qué lecturas hacer. Prohibía ver la televisión, tener redes sociales o mantener una relación fluida con las personas que no estuvieran bajo su influencia. Los ejercicios impuestos a diario llevaban tanto tiempo y dedicación que llegó un momento que trastornaban el sueño o impedían trabajar con normalidad. Siempre con la vigilancia de otros miembros. Creo subgrupos de cuatro personas donde unos se vigilaban a otros. El médico asegura que no era control sino "ayuda".

Al principio, el homeópata mantuvo una relación con sus pacientes mediante consultas personales e individuales por las que cobraba 180 euros. Después eran 300 euros al mes y finalmente, sin previo aviso, exigía el pago, por pertenecer al grupo de brujos, de hasta 900 euros que debían abonarse o llevar un paciente al mes para estar exento. Cada reunión eran otros 50 euros. Llegó un momento en que los miembros del grupo, unas 30 personas al inicio, debían pagar 40 euros mensuales por unas clases de inglés por Skype que impartían familiares directos del médico. Todo para poder participar en la internacionalización de sus enseñanzas. "Si no pagabas te acribillaba", cuenta una de sus víctimas. El médico cobraba todo en negro, pedía billetes de cien euros, exhibía fajos de billetes y defendía que el dinero era una energía necesaria para el mundo. El lucro del doctor no cesaba nunca. Después, tras la salida de algunos miembros, creo "un grupo especial" y subió a 500 euros, narra otro de sus pacientes.

 

Abuso verbal y emocional

Miguel Perlado, psicólogo y psicoterapeuta, especialista en sectas, conversó con El Confidencial para confirmar que sí tenía conocimiento de las actividades de Ángel Lara. "De este grupo tengo conocimiento desde hace año y medio. He podido atender a varias personas que han podido desvincularse. Hice una entrada sobre "las hazañas de un homeópata" y es muy prototípico. Conozco la situación. He atendido a personas que han pasado por el grupo que este señor ha montado entorno a su persona. Gran parte de su puesta en escena pasa por una especie de combinación de elementos chamánicos, al estilo de Castaneda y otros, donde la dinámica es muy cerrada, todo gira entorno a su persona y hay evidencias por los pacientes atendidos de comportamientos abusivos verbal y emocionalmente a la par que espiritualmente", asegura.

Ante la pregunta de si es una secta lo que montó este médico sevillano, Perlado señala que "si bien, muy probablemente, este señor empezó su práctica basándose en tratamientos alternativos, es en el devenir del tiempo y en un proceso que se van gestando paulatinamente cuando el grupo va tomando otra dimensión". Con el paso del tiempo articula un grupo en torno a su persona con "un discurso maximalista donde él asegura que va a salvar a determinados elegidos de vivir en un mundo de ilusión y esclavitud".

Así se dirige a unos pocos, "los escogidos". Son sus "guerreros". "Hay ingredientes que vemos que son plenamente compatibles con un movimiento sectario, la vejación a una persona, el ensimismamiento, el cierre al mundo, el mantenimiento del secreto, las exigencias desmedidas, el abuso emocional, las prácticas abusivas... Todos estos ingredientes son los característicos, junto al discurso de un supuesto terapeuta autoproclamado, lo que observamos en un funcionamiento tipo secta", subraya Perlado. "Esto no significa que un terapeuta alternativo vaya a derivar en una secta, ni mucho menos, ese planteamiento sería erróneo", avisa.

No hay denuncias

¿Por qué no hay denuncias? "Es bastante característico por el trauma con el que se sale de estos grupos, variables según la persona y la mochila que llevase a la entrada del grupo. Las personas quedan rotas, desechas, desmembradas. Les queda un pánico y un temor cerval porque el otro sabe muchas cosas de mí, porque tiene poderes o capacidades más allá que podrían dañarme. El miedo se introduce hasta la médula espinal. Sumado al estado de confusión con el que se sale y la culpabilidad, que se inyecta en el grupo. Las personas quedan enajenadas y en un estado muy erosionado, con culpa, ansiedad, confusión, trauma", explica el psicólogo. "Desde el punto de vista legal además muchos se sienten impotentes para poder formular una denuncia, pero por mi experiencia como perito en los tribunales puedo decir que cuando hay claros abusos de esta índole se puede cursar denuncia", subraya.

El grupo era muy heterogéneo y muchos de sus miembros tenían estudios superiores. Profesores de universidad, catedráticos, profesores de instituto, guionistas, arquitectos, psicólogos, graduados sociales, trabajadores sociales... Otro patrón que suele repetirse en las sectas, que se nutren de estos perfiles para legitimarse y hallar personas con inquietudes y ganas de cambiar el mundo, explica el experto.

Un médico "íntegro"

En una conversación telefónica de 45 minutos con El Confidencial, Ángel Lara insiste en que un médico profesional con una larguísima trayectoria y una enorme vocación, pionero de la homeopatía en España. Exige que se le llame "doctor Lara". Su mayor interés reside en saber la identidad de las personas que han dado su testimonio. Asegura que es "una familia" que está "bajo la dirección implacable" del psicólogo Miguel Perlado, a quien reta a un encuentro con sus expacientes, cámaras y un notario y acusa de estar "cargándose la diversidad absoluta que tiene que haber en materia de salud". Sobre el grupo asegura: "No voy a negar que tenga una actividad que a ellos les resulte sospechosa porque no saben interpretar por falta de formación sanitaria y de formación estratégica humanista qué es el arte de curar y de hacer medicina". Este grupo surgió, explica, por la petición de dos psicoterapeutas sevillanas que le piden que comparte sus enseñanzas y a él invita a pacientes que llevan con él entre 8 y 10 años. "Se sumaron en libertad, todos adultos, ni uno solo con problemas de retraso intelectual ni jovencísimos de edad ni nada por el estilo", defendió.

El doctor Lara se define como "un médico íntegro y no un farandulero ni un buscavidas que esté montándose un negocio a costa de sus pacientes". "No, yo no trabajo con ánimo de lucro, cuidado", dice y defiende que si se mira "la relación que hay entre las horas que le he echado a esta familia, mi dedicación, siempre he salido perdiendo", aunque por supuesto no niega las tarifas que se describen en este reportaje. "Eso para ti te sirve como periodista para qué", espeta. También niega que pusiera precio o cobrara miles de euros a la libertad de su paciente, como consta en documentos por escrito en manos de El Confidencial y han narrado algunos de sus seguidores. "Eso no es así. Te lo explicaré personalmente. Por teléfono me resulta un poco ridículo porque podrías decir vaya argumentación que se ha sacado de la manga. Cuando nos veamos te diré mira lo que ha pasado con este y con el otro, siempre respetando una cosa fundamental porque voy a guardar secreto médico".

"No soy una especie de degenerado o un vampiro", aseguró el doctor Lara. "Empecé a ejercer en el año 80. Durante cuarenta años siempre he ejercido la medicina homeopática. Cuando llevaba veinte años de ejercicio profesional me di cuenta que necesitaba de la medicina chamánica, que se basa en el espabile del ser humano, no en la sedación ni la anestesia, que es lo que se practica en general en los tratamientos convencionales". Para él, el chamanismo es "la mejor medicina que ha inventado la humanidad", "se nutre de la tierra, el aire, el sol y te puedes tratar con estos elementos y te puede ir estupendamente".

Advierte del "daño" que se le va a hacer si sale este reportaje no solo a él "sino a la gente que depende de mi y de que él este a gusto sereno, tranquilo y con equilibrio para poder realizar su trabajo como he hecho 39 años". "Vais a encender la mecha en un barril de pólvora y lo lamentable es toda la gente que viene por detrás". Su mayor interés es ver a quienes han participado en esta investigación, sentarse con "esta familia para hablar tranquilamente y serenar a todo el mundo porque están en una situación de peligro". Finalmente, El Confidencial optó por no retrasar la publicación.